Consejos para viajar a Dubái por libre

¿Cuándo visitar Dubái?

Fácil respuesta: otoño o invierno (en el País Vasco/Europa). Básicamente porque cuando aquí es verano, en los emiratos hace como 50º. Según un guía que tuvimos, hay gente que lo visita en verano y no sale a explorar la ciudad por el agobiante calor. Y no es calor seco, no, es un calor húmedo y pegajoso como el de Bilbo.

A nosotros nos hizo entre 20º y 30º todos los días yendo a comienzos de noviembre. Una gozada aunque a la vuelta a Múnich y en concreto a Bilbao… Vuelta a la realidad y helados de frío.

¿Cómo volar hasta Dubái?

Nosotros decidimos hacer el viaje por nuestra cuenta cuando vimos que era un país seguro. (0.3% de criminalidad en la ciudad). Miramos diferentes vuelos desde Bilbo, con las diferentes opciones que habían (con escalas todas, por supuesto) y escogimos la más barata.

Al final, volamos con Lufthansa de Bilbao-Múnich y Múnich-Dubái y muy bien ambos trayectos, tanto la ida como la vuelta. En el vuelo más largo (6h), de Múnich-Dubái, el viaje se hace un poco denso pero nada que no se supere con una buena lectura y películas.

Alojamiento

Al igual que con el vuelo, miramos hoteles por Booking hasta que nos decidimos por la estancia en el Towers Rotana. No miramos tanto el precio sino localización del hotel, que estuviera céntrico para poder desplazarnos sin problemas con el metro. También hay posibilidades para todos los bolsillos: desde hostels hasta gastarte millonadas.

En el hotel, la verdad que la estancia muy buena. Todo el personal muy profesional, atento y servicial. Además, no nos faltó de nada, porque tenía piscina, gimnasio, lounge (que no utilizamos), bar, zona común… En fín, recomendable por si algún día vas.

¿Coche, metro o a pie?

Nosotros optamos por desplazarnos en metro. Descartamos la opción de alquilar un coche, primero por desconocimiento de las carreteras (si no compras una tarjeta con internet no tienes el Maps) y segundo porque nos informamos de que el metro era muy moderno. Existe la tarjeta NOL, que viene a ser como la Oyster de Londres. No la probamos pero creo que es una opción interesante a valorar.

La verdad es que el metro en horas puntas está MUY lleno. Nada que ver con las horas puntas de Bilbo. Además, el metro es automático, es decir, no tiene conductor. Solamente tiene dos líneas (verde y roja) que conectan los lugares más importantes de Dubái. Como curiosidad, sobre todo para chicas, en el metro existe un vagón específico para mujeres y niños/as.

Consejo: Puedes comprar tickets Gold y Silver, la clase Gold es más exclusiva y siempre está vacía, hay secciones reservadas para mujeres y niños donde los hombres no pueden pasar. ¡Atento a este detalle! Una vez vayas a salir de la estación deberás escanear de nuevo tu tiquet.

Vagón para mujeres y niños/as

A parte, como nos gusta explorar al máximos los lugares a donde vamos, también decidimos nos hicimos unas rutas improvisadas a pie. Desde Financial Centre hasta Burjuman e incluso llegamos a Dubái Creek. Y sin ningún tipo de miedo en el recorrido. Mucha seguridad.

¡Ah! Por si había alguna duda… el tráfico de Dubái es inmenso y los atascos son descomunales. Por lo general, para que te hagas una idea, en una carretera normal hay como 4 carriles y en las autopistas 7.

¿Internet?

Nada más llegar al aeropuerto, cuando das tus datos, te entregan una tarjeta sim con 1gb gratis de datos de internet. Nosotros tan si quiera llegamos a utilizarlo porque tiramos de recursos como la app S’hail que te deja descargar el mapa de metro previamente. Además, el metro para la llegada al hotel tampoco tiene mucha pérdida y durante el viaje apenas echamos en falta tener internet.

Un poquito de desconexión estando fuera del hogar también viene bien.

Esta entrada fue publicada en Asia, Dubái y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *